Categorías
@ve y Salud

Sin saliva…

Torturados pechos donde habitan los pájaros sombreados por un sol siempre justo a los pasos del devenir recto a la luz de tus caderas.

la belleza de la niebla que sale del corazon de tus labios se mezcla con los vasos vacios de espumosos tesoros de verdades, con puños sintecho colgando ilesos de esperanza y animos.

Hablando diferentes aromas, fumando el nomeolvides en parroquial, saltando el rio de voces, negando la fortuna de los barrancos por caminos sondeados por el agua de los charcos.

Pisamos todos el lodo de los brazos cruzados, marcado el tiempo por la ceniza al viento que oprime el fuego de mis ojos, robo el siseo de un tic, consigo ascender el hueco de cavernas de las cadenas del silencio y marco de boton ese roto de mi cara, ese brillo que une las avenidas del sonido

y suspiro

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *