Categorías
@ve y Salud

El rio que suena…

De sabios los oídos,

aspirando aquel sonido

el de callar y maldecir

coces prestos a dar y recibir

el carboncillo deshollinando sudor

perdidos los ojos, los labios, en un muro roído

de aquel buen olor

de atasco de sal, de palabra callada

silbando en el silencio esperado

a aquellos a los que todo importa nada

siseos de manos donde se rinden onerosos sellos

cuando el frasco atrae el metal

para los plebeyos pinta mal

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *