Categorías
@ve y Salud

El vano

Doblan tijeras y sangre

no es mi melena, no es mi hambre

de eses telares chorrearan

piernas que abofetearán

Las manos no serviran de nada

Y así seguira el sol en la almohada

Ya sonrie mi mirada

Las aceras están bien

 y estas lagrimas también

Sonrien como hienas, afilán las piedras

Dicen que es humano, su deseo en las manos

Reloj en la hiel

Uñas en la piel,

y si hay guantes en los pies

ensortijamos el serrín

para ser testigos en el fin

no me fijo ya en ellas

la luna y las estrellas

y amanezca

válgame

esa es mi manera

una en la que todo se altera

al ponerme a su altura

pierdo esa locura

y bloques de niebla

hiedra y tierra

respirando el fuego

pasan por mi lado apresurados

no hay falta en su ego

no los tengo ya aquí

demasiado tarde

por el ayer y la voz

por la mañana y el sol

quemando el margen

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *